Invertir en la bolsa de valores

Invertir en la bolsa de valores
¿Qué es la bolsa de valores?

La bolsa es el mercado donde se compran y venden las acciones de las empresas.
La acción es la parte en la que se divide el capital de una empresa, que a su vez es el dinero que en un principio se necesitó para montar dicha empresa. Cuando dividimos este capital entre el número de acciones surge el llamado "valor nominal", aunque en bolsa es más importante el valor que están dispuestos a pagar los inversores el "valor de cotización".
Todos los días se pueden comprar y vender acciones por lo que el precio puede variar "negociar acciones", por lo que nosotros podemos convertir el dinero en acciones y las acciones en dinero.
¿Para que sirve todo esto? A las empresas se le abre una vía para obtener dinero en las llamadas "ampliaciones de capital" que es pedir más dinero a sus inversores que de manera voluntaria pueden acudir o no.
La otra parte en todo este invento, nosotros, buscamos obtener liquidez término que significa convertir nuestras acciones en dinero contante y sonante y a ser posible en mayor cuantía que la que invertimos al principio; la plusvalía que explicaremos en el siguiente apartado.

Ganar o Perder

Ya dejamos ver que era la plusvalía, que no es más que conseguir vender nuestras acciones a un precio superior al que compramos. Si compramos a 1.000 dólares "valor de cotización" y hemos vendido a 1.100 tenemos una plusvalía de 100 dólares por acción que multiplicada por el número de acciones que vendamos nos dará la cantidad de beneficio obtenido.
¿Cuándo perdemos? Justo cuando se produce el hecho contrario, necesitamos liquidez y para ello convertimos nuestras acciones en dinero pero a un precio inferior al que compramos.
No obstante existe otro medio para conseguir ganar dinero en bolsa que se produce cuando la empresa de la cual somos accionistas "reparte dividendos". La empresa reparte dividendos cuando al obtener beneficios una parte del mismo lo reparte entre sus accionistas fijando una cantidad por cada acción que poseamos.
El tercer método que contamos para hacer dinero en bolsa es el siguiente; cuando una empresa realiza una ampliación de capital siendo nosotros accionistas tenemos una ventaja respecto a quienes no lo son "el derecho de suscripción preferente". Como su nombre expresa es un derecho a la hora de querer intervenir en la ampliación de capital antes que quienes no son accionistas pero a la vez este derecho lo podemos revender a otras personas por lo que obtendríamos dinero.
 
Compra / venta de acciones

Las operaciones bursátiles se realizan a través de un intermediario financiero: bien un banco o una casa de bolsa.
Estas operaciones de compra / venta de acciones cabe realizarlas de dos maneras posibles:
Operación al contado: en el momento en el que se realiza la transacción, el comprador entrega el dinero y el vendedor entrega las acciones.
Operación a plazo: le dedicaremos más adelante una lección a este tipo de operación, pero en principio se caracteriza porque se acuerda que una de las partes aplace el cumplimiento de su contraprestación:
Compra a plazo: el comprador recibe la acción pero no tiene que entregar el dinero hasta una fecha futura establecida.
Venta a plazo: el vendedor recibe el dinero pero no tiene que entregar las acciones hasta una fecha futura establecida.
Cuando se va a realizar una operación de compra o venta de acciones se le da al intermediario una instrucción determinada:
"Orden por lo mejor": no se establece ningún límite de precio a la compra o a la venta, por lo que el intermediario la ejecutará lo antes posible, al precio que en ese momento haya en el mercado.
Este tipo de orden tiene la ventaja de que se ejecuta inmediatamente, pero presenta el problema de que puede haber "sorpresas" desagradables:
Si se compra por lo mejor y el precio de la acción se dispara, puede que la compra resulte más cara de lo previsto.
Si se vende por lo mejor y el precio se derrumba puede que se reciba menos dinero del estimado.
Órdenes limitadas: se fija un precio que sirve de límite a la hora de realizar la operación:
Si es una operación de compra, se fija el límite máximo al que se está dispuesto a realizar la adquisición.
Si es una operación de venta se fija el límite mínimo al que se está dispuesto a vender las acciones.
Tiene la ventaja de que elimina el factor "sorpresa", pero, por el contrario, puede que la orden tarde algún tiempo en ejecutarse, hasta que se de la condición establecida.
Órdenes "Al harán": se acuerda con el intermediario en que el precio al que se realice la operación sea el cambio medio del día en que se ejecuta la orden.

Valor de una acción
 
Cuando se va a comprar o vender una acción interesa conocer cuál es su valor, para ver en que rangos de precio conviene moverse (tratando de evitar comprar caro o vender barato).
La respuesta a esta pregunta es muy compleja y sólo la evolución futura de la cotización nos dirá si compramos o vendimos a un buen precio.
De todos modos, se puede hablar de diferentes valores de la acción, que hacen referencia a distintos conceptos y que pueden ser más o menos útiles como referencias:
Valor nominal de la acción: como título representativo del capital de una empresa, la acción se emite con un valor nominal que indica la parte del capital que representa.
Este valor nominal en ningún modo determina el valor real de la acción. Tan sólo en el momento de constitución de la sociedad serviría como aproximación al valor real de la acción.
De todos modos, el valor nominal sí tiene importancia ya que el porcentaje que represente del capital de la empresa determina los derechos de voto de cada acción, así como el porcentaje de los dividendos que le corresponden.
Valor contable de la acción: se calcula a partir del patrimonio neto de la empresa (activo de la sociedad menos pasivo exigible) dividido por el número de acciones en circulación.
Tampoco este valor es una buena aproximación al valor real de la acción, ya que los activos de la sociedad figuran registrados a sus precios de adquisición, que pueden estar muy alejados de sus precios reales.
Ejemplo: una empresa compró hace años unos terrenos que figuran en sus libros contables al precio de adquisición, cuando el valor actual de esos terrenos puede ser muy superior.
Valor económico de la acción: este valor si sería un buen indicador del valor real de la acción. Se calcula a partir del valor estimado de la empresa dividido por el número de acciones.
No obstante, también tiene serias limitaciones:
En primer lugar, no siempre vamos a conocer en cuanto se valora una empresa.
En segundo lugar, y lo que es más grave, para valorar una empresa el analista tiene que realizar numerosas hipótesis (crecimiento del sector, evolución de su cuota de mercado, comportamiento de los tipos de interés, proyección de beneficios a 5 o más años vistas, etc.), lo que hace que las valoraciones terminen siendo muy subjetivas.
Dificilmente dos analistas financieras coincidirán en el valor estimado de una empresa. Lo más probable es que sus estimaciones sean muy diferentes.
Valor de mercado de una acción: es el precio al que cotiza la acción en bolsa y es la mejor indicación de a que precio se debe comprar o vender.
Pero también hay que tener en cuenta que la acción puede estar sobrevalorada o infravalorada en bolsa.Si el valor de mercado estuviera muy por encima de su valor económico la acción estaría sobrevalorada, y si estuviera muy por debajo, infravalorada.

Por lo tanto, los diversos valores señalados pueden servir de referencias, pero poco más. Es importante buscar información complementaria: opinión de los analistas, evolución histórica de la acción, ratios bursátiles a los que cotiza, etc.